top of page

La riqueza de fauna con potencial para el aprovechamiento turístico en El Terrero, Sonaguera, Colón.

Elaborado por: Adrián Perdomo*, Martin Murillo°, Cristopher A. Antúnez y Farlem G. España

Marzo del año 2022

________________________________________________________________________________________________________


Introducción

Honduras al ser un país de ubicación subtropical cuenta con diversidad de recursos naturales que al ser aprovechados de manera sostenible podrían ayudar a mejorar las condiciones económicas y sociales del país, especialmente en las áreas rurales. Esta condición subtropical es evidente en zonas cercanas a las costas donde la disponibilidad de lluvia en interacción con la fuerte radiación solar crea condiciones de rápido crecimiento y recambio de flora y fauna.


El municipio de Sonaguera se encuentra ubicado en el departamento de Colón, al norte de Honduras. El uso de suelos en la zona se caracteriza por la dominancia de tierras agrícolas, con un 50.0% destinado a pastos y cultivos (196.0 Km2), 18.0% (69.0 Km2) destinados al cultivo de palma africana y 3.28% (13.0 Km2) a agricultura tecnificada. Por otro lado, solo un 2.0% (8.0 Km2) del municipio pertenecen al área urbana y un 13% (50.0 Km2) corresponden a bosques secundarios ya sea permanente o deciduos. Solamente un 0.38 % (1.46 Km2) corresponden a cuerpos de agua, esto se debe a la ausencia de lagunas de tamaño grande o mediano en la zona (Instituto de Conservación Forestal, 2015).


En la costa norte de Honduras es frecuente el empleo de áreas adyacentes a pequeñas lagunas para el establecimiento de cultivos, que en mediano o largo plazo culminan con el secado o azolvamiento de dichos cuerpos de agua. Por lo anteriormente expuesto, el aprovechamiento de los fragmentos de bosque y las pequeñas lagunas en la zona presentan un grán potencial para la explotación turística y productiva, siempre y cuando se desarrollen de manera sostenible.


El presente estudio busca caracterizar de manera rápida la diversidad de fauna presente en los alrededores de una laguna y quebrada ubicados en La Aldea de El Terrero, municipio de Sonaguera, departamento de Colón, Honduras. También se busca confirmar la presencia de cocodrilos en este sector, con enfoque en la laguna. Agregado a lo anterior analizamos los posibles usos o aprovechamientos que se pueden llevar a cabo en la zona tomando en cuenta el potencial de la fauna encontrada.


Método


El área de estudio se ubica en la aldea El Terrero, Sonaguera, Colón, a cuatro kilómetros de distancia en línea recta del Casco Urbano. En esta zona se encuentra un complejo de tres lagunas (Figura 1), la laguna de mayor tamaño cuenta con un área de 0.45 hectáreas (4500 m2) aproximadamente, las lagunas restantes se encuentran a 50 metros y cuentan con un área de 0.14 hectáreas (1400 m2). La vegetación adyacente a estos cuerpos de agua se caracteriza por árboles y arbustos de pequeño y mediano tamaño entre los que se pudo registrar las especies de caulote (Guazuma sp.) indio desnudo (Bursera simaruba), guarumo (Cecropia sp.), dentro de los arbustos se pudo observar diferentes especies de acacias, chupamiel (Combretum sp.). Dentro de la laguna se observó plantas flotantes y enraizadas como ser Pontederia sp., Polygonum sp. y una gran abundancia de helechos y gramíneas que forman agregaciones abarcando gran parte de la laguna principal. Es de mencionar la presencia de palmeras en la zona, nativas como el corozo (Bactris guineensis) o introducidas como la palma africana (Elaeis guineensis), esta última una especie invasora capaz de desplazar a la vegetación nativa.

Figura 1. Ubicación espacial de las lagunas y quebrada de estudio en la Aldea de El Terrero, Sonaguera, Colón.


A una distancia de aproximadamente 100 metros de la laguna principal se encuentra una quebrada de alrededor de dos metros de ancho. La ribera de esta quebrada cuenta con árboles y arbustos de gran tamaño, siendo el más destacable la presencia de higueras (Ficus sp.)


El día 28 de marzo se llevó a cabo una gira a las inmediaciones de las lagunas y quebrada, para evaluar la disponibilidad de recursos con potencial para el aprovechamiento turístico en aldea El Terrero Sonaguera, Colón, enfocándose en la fauna que habita la zona. Con este fin se realizó una búsqueda oportunista de fauna silvestre, en los alrededores de las lagunas y la quebrada (Figura 2). La búsqueda de fauna fue realizada durante horas de la mañana, tarde y noche.

Figura 2. Recorrido realizado durante las búsquedas de fauna alrededor de las lagunas en la Aldea de El Terrero, Sonaguera, Colón.

Búsqueda de Herpetofauna

Las búsquedas de anfibios y reptiles fueron realizadas en dos jornadas, en donde frecuentemente ocurre la mayor actividad de anfibios y reptiles, durante la mañana entre las 7:00-11:00 am y en la noche entre las 6:00-10:00 pm. A través de recorridos intensivos en las orillas de las lagunas y la quebrada se realizó el muestreo observando detalladamente el suelo, ramas de arbustos y árboles, levantando troncos y rocas para aumentar las probabilidades de encontrar organismos. Los individuos de cada especie fueron fotografiados para evidenciar su presencia, a excepción de Lithobates brownorum que escapó saltando a la laguna al momento que se iba a fotografiar. Cada individuo se manipuló únicamente con la finalidad de confirmar su especie, en donde inmediatamente se liberaron en el lugar encontrado, las identificaciones fueron basadas en las claves de McCranie (2011); McCranie & Castañeda (2007); McCranie & Kholer (2015) McCranie (2018).

Búsqueda de Avifauna

Las jornadas de observaciones realizadas dentro del área de estudio corresponden a los periodos de mayor actividad de las aves (7:00-11:00 am y 4:00-6:00 pm). Como método se utilizó el censo por búsqueda intensiva (Ralph et al. 1996), para la detección de la avifauna. Para el registro de la observaciones y georeferenciación del recorrido se utilizó la plataforma de Ebird (Figura 2). Realizamos la identificación taxonómica de la avifauna registrada en campo con la ayuda de binoculares y utilizando como referencia la guía de campo de aves del Norte de Centroamérica (Fagan & Komar, 2016).


Resultados

Tanto las lagunas como la quebrada cuentan con remanentes de vegetación compuesta de árboles y arbustos de pequeño y mediano tamaño, los cuales son un hábitat propicio que emplean las aves, anfibios, reptiles y mamíferos para habitar, anidar y refugiarse. Además, estos cuerpos de agua proveen de alimento a estos animales al ser hábitat de plantas herbáceas, invertebrados acuáticos y otros vertebrados que son presas de estas especies de vertebrados superiores. A continuación se detallan las especies de fauna registrada durante los recorridos realizados:


Herpetofauna

Durante los muestreos registramos 9 especies de herpetofauna, 5 anfibios y 4 reptiles. Entre los anfibios observados en la laguna y alrededores se encuentran el sapo de servicio (Rhinella horribilis), el sapo de crestas grandes (Incilius valliceps), la rana trepadora amarilla (Dendropsophus microcephalus), la rana de charco manchada (Lithobates brownorum) y la rana de charco (Lithobates vaillanti), (Figuras 3-6).

Figura 3. Sapo de servicio (Rhinella horribilis).


La especies de estos anuros a pesar de ser características de ecosistemas perturbados necesitan cuerpos de agua para sobrevivir y desarrollarse durante su ciclo de vida, por lo que dependen de la disponibilidad de agua en este sector para la sobrevivencia de sus huevos y crías. Además que estas especies obtienen su alimento (artrópodos) de estos cuerpos de agua, en donde sus presas también se desarrollan a partir de las lagunas y arroyos.

Figura 4. Sapo de crestas grandes (Incilius valliceps).


Figura 5. Rana trepadora amarilla (Dendropsophus microcephalus).


Figura 6. Rana de charco (Lithobates vaillanti).


En cuanto a los reptiles se observó la presencia de iguana verde (Iguana iguana), lagarto jesucristo (Basiliscus vittatus), lagartija abanico (Norops unilobatus), tortuga jicotea (Trachemys sp.), (Figuras 7-10). Las especies de lagartijas utilizan la laguna como sitio para alimentarse a causa de ser forrajeadores activos depende de esta actividad de forma diaria y también de una abundancia y riqueza considerable de insectos dentro y alrededor de estos cuerpos de agua. También utilizan los arbustos y árboles como sitio de descanso durante la noche, momento en el cual se encuentran inactivas.



Figura 7. Iguana verde (Iguana iguana).


Las tortugas son los organismos con mayor dependencia de la laguna, debido a que la emplean como refugio de depredadores y podrían emplear las orillas de la laguna como sitio de anidación.


Figura 8. Restos de tortuga jicotea (Trachemys sp.).


Figura 9. Lagartija abanico (Norops unilobatus).


Figura 10. Basilisco café o lagarto jesucristo (Basiliscus vittatus).


Avifauna

En estos hábitats contabilizamos un total de 49 especies correspondientes a 28 familias, de las cuales el orden passeriforme (comúnmente conocidos como pájaros) fue el mayor representado en el área. De las familias con mayor número de especies reportadas, está la familia Ardeidae con 5 especies, seguido de las familias Tyrannidae, Icteridae y Thraupidae con cuatro especies respectivamente (Tabla 1). Cabe mencionar que la especie con mayor número de individuos registrados fue la garza bueyera (Bubulcus ibis); especie que al igual que otras aves acuáticas registradas en el monitoreo utilizan la vegetación presente en la laguna como sitio de alimentación durante el día y como sitio de descanso por la noche.


Tabla 1. Listado de especies registradas en los hábitat adyacentes a las lagunas y la quebrada durante el monitoreo, basado en Fagan & Komar (2016).

Dentro de las especies anteriormente enlistadas destaca la presencia de la garza pico de zapato (Cochlearius cochlearius), un ave de hábitos nocturnos conocida por la distintiva forma de su pico y su peculiar canto; esta suele anidar y alimentarse en cuerpos de agua junto con otras especies de garzas (Hernandez & Fernández, 1999; Figura 13).

Por otra parte, se registró la presencia de aves migratorias como Setophaga magnolia, Dumetella carolinensis, Icteria virens e Hylocichla mustelina (Figura 11), que visitan el área de la laguna y zonas aledañas en busca de alimento o como sitio de descanso para continuar con su travesía hacia el norte de América. En ese sentido, la laguna representa un hábitat idóneo para la conservación, el desarrollo de actividades como el aviturismo como para observar la polluela canela (Laterallus ruber) una hermosa ave que habita en lagunas (Figura 12), por lo que el mejoramiento de las lagunas posee un alto valor ecológico tanto para especies residentes como para especies que visitan el país anualmente.

Figura 11. El zorzal de bosque (Hylocichla mustelina) se observó durmiendo durante la búsqueda nocturna en la ribera de la quebrada.


Figura 12. La polluela canela (Laterallus ruber) es una de las aves de gran belleza que habita entre la vegetación que albergan las lagunas.


Figura 13. garza pico de zapato (Cochlearius cochlearius) es una de las aves de gran tamaño y belleza que habita la laguna.


Mastofauna

Durante horas de la noche se registró una especie de mamífero comúnmente conocido como zorro espín o puerco espín (Coendu mexicanus), esta especie se observó entre el tramo de la laguna principal hacia la quebrada, moviéndose entre los árboles de gran tamaño y palmas de corozo (Figura 13). Esta especie muy probablemente se alimenta de los recursos proporcionados por la vegetación remanente en la zona, como ser nueces, semillas, flores y hojas (Henderson, 2010). La detección de este mamífero con tan solo una noche de muestreo es un buen indicador que los fragmentos de bosque en la zona de estudio pueden albergar otras especies de mamíferos carismáticos que podrían beneficiarse de la protección y restauración ambiental en la zona.


Figura 13. Zorro espín (Coendu mexicanus) registrado en el bosque ubicado en las cercanías de la quebrada.


Conclusiones y observaciones

El presente registro de las 49 especies de aves debe considerarse como un inventario incompleto debido al reducido tiempo de horas de muestreo en campo. Según Terborgh (1990), las comunidades de aves en bosques tropicales cuentan con pocas especies abundantes y muchas especies poco abundantes que requieren un mayor esfuerzo de muestreo, por lo que una evaluación rápida no es suficiente para listar la totalidad de las especies de aves. Sin embargo, es destacable la diversidad y abundancia de aves alrededor de las lagunas, lo cual la vuelve un sitio propicio para la observación de aves.


Durante el presente estudio no se logró confirmar a través de ningún método la presencia de cocodrilos en la laguna. Sin embargo, es necesario un mayor tiempo de búsqueda para confirmar la presencia de esta especie en la laguna, debido a que en entrevistas a pobladores que cruzaban por las cercanías, confirmaban la observación de cocodrilos en la laguna, especialmente durante días lluviosos. Por lo que no podemos afirmar su presencia, ni tampoco desestimarla, las condiciones que presenta esta área son propicias para que una baja población de cocodrilos la habiten, si se toma en cuenta la disponibilidad de alimento, sitios de refugio y cuerpos de agua para que estos reptiles puedan desarrollarse. Sugerimos que para tener una alta probabilidad de observación de los cocodrilos podría emplearse otros métodos de muestreo, como ser el colocar cámaras trampas acompañadas con cebo (carne de pollo) para poder fotografiar a los cocodrilos, esto puede realizarse durante varias semanas para confirmar o descartar la presencia de cocodrilos.


Además consideramos que el número de anfibios y reptiles encontrados (9) en la zona es muy inferior al que habita aquí, debido a que el esfuerzo de muestreo solo fue de un dia y una noche, por lo que recomendamos realizar un esfuerzo de muestreo con mayor número de horas día y noche para incrementar la documentación de su riqueza. Debido a que los anfibios y reptiles presentan hábitos específicos, por esta y otras razones son dos grupos altamente amenazados a causa de modificaciones en sus hábitats es importante conocer más a detalle qué especies se encuentran en el sector, para tomar mejores acciones de conservación.

Dentro de los potenciales usos para la zona de estudio se encuentra el establecimiento de cabañas o un hotel de campo, donde se podrían llevar a cabo actividades como:

  • Ecoturismo: aprovechamiento de los recursos ecológicos de la zona como un producto a ofertar al público en general.

  • Agroturismo: Turismo enfocado en atraer turistas interesados no solo en hospedarse en el lugar, sino también en conocer los diferentes métodos y procesos de obtención de productos como las hortalizas, granos básicos o lácteos.

  • Turismo científico: consiste en ofertar a los visitantes la búsqueda y observación de las diferentes especies de flora y fauna en la zona, en esta categoría se incluyen actividades como el aviturismo (observación de aves) y entomoturismo (observación de libélulas, escarabajos y mariposas).

Durante el intercambio de información con el contratante se mencionó la posibilidad de utilizar parte del área explorada como sitio para el mantenimiento en cautiverio de venados. Para lo anterior sería necesario realizar un estudio más detallado del área a habilitar para dicho uso y las especies de flora y fauna presentes en el lugar. A primera vista se considera el cerro adyacente a la quebrada una de las zonas más adecuadas para esto, debido a la presencia de una mayor densidad de vegetación y la disponibilidad de agua.

Previo a modificar o emplear la zona para cualquier uso es necesario hacer un plan de aprovechamiento, que incluya una distribución de los diferentes usos del área, como ser, donde estarán ubicadas las cabañas y los senderos, tratando de está manera disminuir en lo más posible el daño al ecosistema del lugar. Esto se puede realizar con el acompañamiento de un arquitecto o ingeniero con conocimiento en este tipo de proyectos. Otro proyecto que se puede llevar a cabo en este contexto es la recuperación de la laguna, por medio de métodos que mejoren la estética del lugar y creen condiciones propicias para el intercambio de especies entre la quebrada, la laguna y los remanentes de bosque disponibles en la zona.


Bibliografía

Instituto de Conservación Forestal. (2015). Atlas Municipal Forestal de Cobertura de La Tierra: Municipio de Sonaguera, Colón. Recuperado de: https://inparsa.net/atlas/sites/default/files/0208_Sonaguera%20Atlas%20Forestal%20Municipal.pdf


Fagan J, Komar O. (2016). Field Guide to Birds of Northern Central America. New York: Peterson.

Hernandez S, Fernández GJ. (1999). Reproducción de Cochlearius cochlearius (Garza Cucharón) y Butorides virescens (Garza verde) en La Manzanilla, Jalisco, Mexico. Ciencias Marinas 25(2): 277-291.

Henderson C. (2010). Mammals, Amphibians and Reptiles of Costa Rica: A field guide. University of Texas Press.


McCranie JR. (2011). The snakes of Honduras: systematics, distribution, and conservation. Society for the Study of Amphibians and Reptiles. Michigan.


McCranie JR. (2018). The lizards, crocodiles, and turtles of Honduras. Systematics, distribution, and conservation. Bulletin of the Museum of Comparative Zoology 15(1): 1–130.


McCranie JR, Castañeda FE. (2007). Guía de Campo de los Anfibios de Honduras. Bibliomania.


McCranie JR, Köhler G. (2015). The anoles (Reptilia: Squamata: Dactyloidae: Anolis: Norops) of Honduras. Systematics, distribution, and conservation. Bulletin of the Museum of Comparative Zoology 161(11): 1–281.


Ralph CJ, Geupel GR, Pyle P, Martin TE, DeSante DF, Milá B. (1996). Manual de métodos de campo para el monitoreo de aves terrestres. Gen. Tech. Rep. PSW-GTR-159. Pacific Southwest Research Station, Forest Service, U.S. Department of Agriculture, Albany.


Terborgh J, Robinson T, Parker III TA, Munn CA, Pierpont N. (1990). Structure and organization of an Amazonian bird community. Ecological Monographs 60(2): 213–238.

31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page